ACERCA DE LAS DROGODEPENDENCIAS. PARTE 1

En el mundo existen y han existido una amplia gama de métodos para enfrentarse al sufrimiento, el más tosco, pero eficaz, ha sido el químico, “la intoxicación”. La cosa consiste en utilizar algo ajeno a nosotros mismos, para evadirnos de la cruda realidad, esa realidad, que en vez de enfrentar, tratamos inútilmente de esquivar. Y digo inútilmente porque al final siempre vuelve, al doblar la esquina nos volvemos a topar de nuevo con ella, y cuanto más la evitamos, más duro se hace el reencuentro. Continuar leyendo «ACERCA DE LAS DROGODEPENDENCIAS. PARTE 1»

VÍDEO DE ÁLEX ROVIRA. TRASCIENDE TUS LÍMITES. DESARRÓLLATE Y VIVE!

Hola a todos y todas,

Hoy os vamos a dejar con un vídeo corto muy interesante de Álex Rovira. Por favor, ruego que obviéis al patrocinador, una marca de alcohol, y os centréis en él y en el mensaje que quiere transmitir.

Álex Rovira es una persona fuera de lo común en el sentido de que ha sido consciente de que puede crear su vida al margen de lo que se supone que socialmente puede hacer o no, independientemente de donde se supone que están los límites.

Este es un concepto muy interesante, ya que la limitación suele ser un constructo mental. El primer paso claro está, es ser consciente de nuestras limitaciones, el segundo paso es no quedarte en ellas, no darlas importancias, trascenderlas. Puede parecer fácil, y es fácil.

Desde pequeños nos han dejado claro lo que podemos o no podemos hacer, gran cantidad de esos clichés venían impuestos por las propias limitaciones de nuestros progenitores, otras por la cultura, por nuestro género…, te dicen desde pequeño que como hombre puedes hacer esto y lo otro, pero no lo de más allá, que como mujer no puedes hacer tal o cual cosa, que eres más listo o más tonto… En base a esas creencias vas estructurando tu lugar en el mundo y vas proyectando tu futuro, un futuro que no se suele diferenciar mucho del presente porque no solemos cambiar de esquemas de pensamiento…a menos que queramos, a menos que deseemos una vida mejor, una vida dirigida y pensada por nosotros mismos, no por otros.

La limitación suele estar en nuestra mente del mismo modo que está en la mente del elefante al que han atado de pequeño a una cadenita, y de la que aún de adulto, y viendo quintuplicado su fuerza y su tamaño, cree que no puede soltarse.

Nos han educado en un estado de indefensión aprendida, nos dicen que no podemos hacer mucho, que no tenemos fuerza, que no somos tan listos como…, o tan fuertes como…, o tan guapos como…, o tan ricos como…, de tal modo que nos hacen soñar con ser como esas personas en vez de decidir ser lo máximo que podemos ser nosotros en nuestra individualidad. Porque, ¿qué hay más hermoso que desarrollarte tú mismo en todo tu potencial como ser único y absolutamente irrepetible?

En el vídeo aparece un claro ejemplo de cómo ha surgido una limitación extrema en la vida de varias personas, y estas han trascendido los límites de manera que no tiene explicación lógica aparente. Pero así somos. Sólo tenemos que dejar de lado lo que nos han dicho que podemos ser y ser de verdad, ser lo que queramos ser. Atrevernos a soltarnos de las cargas familiares y culturales, y desarrollarnos como seres independientes y creativos, creadores de nuestra propia existencia.

Deja de soñar y ponte a crear tu vida, a crear tus sueños. No pienses “no puedo” ni en broma! PUEDES!!!

MINDFULNESS: ¿EN QUÉ CONSISTE ESTA PRÁCTICA QUE NOS ACERCA A NOSOTROS MISMOS?

Hoy vamos a reflexionar acerca de una practica que empezó a popularizarse en los años 80: El Mindfulness. Este puede entenderse como atención y conciencia plena, como presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento actual. Pretende que la persona se concentre en el momento presente de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o se percibe en cada momento. Se busca, ante todo, que los aspectos emocionales y cualesquiera otros procesos de carácter no verbal, sean aceptados y vividos en su propia condición, sin ser evitados o intentar controlarlos. El control sobre sucesos incontrolables, sujetos a procesamiento automático, requiere de la mera experimentación y exposición natural con la menor interferencia posible.

Se trata, como hemos dicho muchas veces en nuestras reseñas de Facebook y en los artículos de este blog de “vivir el ahora”, en vivir el momento presente. Si tantas disciplinas, religiones y teorías hablan de ello quizá se trate de algo muy importante.

   Mindfulness es un término que no tiene una palabra correspondiente en castellano. Puede entenderse como atención y conciencia plena, presencia atenta y reflexiva. Los términos atención, conciencia y referencia al momento concreto están incluidos de lleno en su significado. Viene a plantear, por tanto, un empeño en centrarse en el momento presente de forma activa y reflexiva. Una opción por vivir lo que acontece en el momento actual, el aquí y el ahora, frente al vivir en la irrealidad, el soñar despierto.

   Para terminar por acotar el concepto hay que añadir que esa atención, conciencia y reflexión es de carácter no valorativo. Es una experiencia meramente contemplativa, se trata de observar sin valorar, aceptando la experiencia tal y como se da. Es una observación abierta e ingenua, ausente de crítica y valencia. Se diría que es una forma de estar en el mundo sin prejuicios: abierto a la experiencia sensorial, atento a ella y sin valorar o rechazar de forma activa y taxativa dicha experiencia. Se trata de abrir una “brecha” de pensamiento donde antes había automatismo.

      El Mindfulness es considerado desde diversas perspectivas como un fin en sí mismo, como una filosofía de vida o modo de conducirse a ella. En esta óptica se considera el mindfulness como un tipo de meditación inserta en la cultura oriental y en el budismo en particular (Gremer, 2005), el ideal Zen de vivir el momento presente.

   Las vidas tan ajetreadas de la cultura controlada por la tecnología que consume gran parte de la atención de cada uno, suele dar lugar a un frenesí de actividad multitarea que lleva a las personas a hacer constantemente, lo que no deja espacio alguno para respirar y limitarse a ser.
El minfulness ofrece una manera de estar atento que puede suponer una puerta de entrada a un modo más vital de estar en el mundo: la sintonía con nosotros mismos.

     La experiencia directa del momento se ha descrito como parte fundamental de las enseñanzas budistas, cristianas, hindúes, islámicas, judías y taoístas. En estas tradiciones religiosas, y desde la oración en el cristianismo místico a la meditación plena del budismo, podemos ver el concepto de atención al momento presente desde un ángulo distinto al que ofrece el aspecto cognitivo del mindfulness.

      La aplicación clínica de la meditación plena derivada de la tradición budista ha servido como foco de un intenso estudio sobre las posibles correlaciones neurales de la atención consciente. Estos estudios que cubren una gran variedad de situaciones clínicas, desde enfermedades médicas con dolor crónico a poblaciones psiquiátricas con alteraciones del estado de ánimo o con ansiedad, han demostrado que es posible enseñar a utilizar con efectividad habilidades seculares de meditación plena en un contexto ajeno a cualquier grupo o práctica religioso.

        Mañana continuaremos intentando dilucidar en que consiste este modo de estar y ser en el mundo, un modo que nos acerca a la experiencia de Felicidad.

        Feliz día y feliz Vida!

Ana María Fuentes Alcañiz
Psicóloga Clínica

 

¿RESULTA NEGATIVA LA REBELDÍA?

               A menudo padres preocupados acuden a nuestra consulta para revisar el comportamiento rebelde y oposicionista de sus hijos, y en la mayoría de las ocasiones esta es una actitud, que aunque debe ser encauzada, resulta completamente normal y adaptativa. Lo preocupante es cuando un niño no puede rebelarse o no puede cuestionar los límites en los que se ve inmerso. Lo natural es que los niños, niñas, adolescentes y adultos podamos cuestionar las normas a las que nos vemos sometidos. Es el modo de buscar nuestra individualidad, de individuarnos como seres independientes y originales.

       Una inscripción en una tumba egipcia en el 3.000 a.C rezaba del siguiente modo, “Vivimos en una época decadente, los jóvenes ya no respetan a sus progenitores, son groseros e impacientes, frecuentan bares y no tienen dignidad” Lo primero que me llama la atención es tanta similitud de la actualidad con sociedades de hace 5.000 años, y lo segundo es la crítica y el rechazo que de modo habitual parece que despierta la rebeldía, en este caso en la adolescencia. Parece que en general esta actitud no nos hace sentir cómodos, pero bien, ¿es esta la función de la rebeldía? Creo que no, que su misión es otra, y como es algo que se repite generación tras generación, siglo tras siglo, debe tratarse de algo importante.

           Por lo general rechazamos la mayor parte de los signos de rebelión, de rebeldía, de salirse de lo establecido, del cuestionamiento de la norma, por eso quizá nos resultan tan molestos los adolescentes (casi nunca recordamos que nosotros también hemos sido uno de ellos), porque cuestionan los límites establecidos, esos que nosotros parece que ya hemos aceptado, esos que nos hacen sentir cómodos y estables. Y la estabilidad vivida como inmutabilidad es algo que el ser humano lleva toda su existencia persiguiendo por encima de todas las cosas, y resulta algo imposible de conseguir, ya que el único estado de estabilidad continua y sin cambios es la muerte.

           El cambio es algo natural y continuo, vivámoslo así, ya que la promesa de un estado permanente de tranquilidad, sosiego y estabilidad resulta una falacia, una mentira, un engaño, en pos del cual podemos gastar gran parte de nuestra vida. Somos estructuras en permanente cuestionamiento, en permanente cambio, en continua búsqueda de nuevos límites que transgredir y superar. Sin rebeldía el ser humano jamás hubiera llegado a la luna, ya que los límites humanos naturales resultan evidentes en ese sentido.

         En la infancia vemos como los niños y niñas prueban los límites de su cuerpo; más tarde los límites que imponen de los padres, un pulso que se prolongara en la adolescencia con la búsqueda de los límites de las normas, de la Ley, de la autoridad. Comprobarán si esta es resistente en pos de un marco normativo sólido al que poder asirse en su conformación como seres adultos. A menudo vemos como este cuestionamiento de las normas decae en el adulto ya formado, como si aceptase el mundo en el que vive aunque no le parezca del todo correcto. La sociedad nos impulsa a la aceptación de las normas, al no cuestionamiento, cuando lo natural es esto, el que nos podamos preguntar si ese límite o aquel, si esa o la otra norma son correctas, si deberían estar ahí o si habría que reformarlas. Realmente, las sociedades avanzan gracias a la rebeldía, gracias a que no nos conformamos con lo que nos han dicho que es “lo mejor” sociedades anteriores, generaciones anteriores. Así nace el Rock, el Punk, el arte abstracto, así nacen las revoluciones. Son nuevos puntos de partida a diferentes modos de pensar. Es remover de nuevo los cimientos en busca de un modo de estar en el mundo que se adapte mejor a nuestras necesidades, un intento de establecer un nuevo orden, ya sea interno o externo. Si la generación actual no cuestionase la anterior, la sociedad no avanzaría. Por lo tanto, la rebeldía es algo positivo. La crítica a lo establecido es una actitud necesaria para avanzar, ya sea personal (como somos nosotros, como es nuestra vida) o social (si las normas en las que vivimos inscritos nos parecen positivas o erróneas) La crítica y el cuestionamiento del sistema en el que vivimos (ya sea a nivel de personalidad, familiar, social o natural) nos permite revisar y trascender lo aprendido, lo que nos han dicho que podemos ser, pensar, hacer… Para trascenderlo y crear una nueva realidad al nivel que sea. Los límites son reaprendidos constantemente, durante toda la vida, hasta el final, como decía Jacques Lacan cuando hablaba acerca de la metáfora paterna y de la represión originaria.

           El paso a la edad adulta nos hace aceptar muchas normas establecidas, y eso no es en principio negativo, sólo que debemos conservar nuestra capacidad de crítica y autocrítica, para seguir transformándonos según la imagen que tenemos de lo que deberíamos ser.

          Debemos conservar toda nuestra vida cerca de nosotros al adolescente que fuimos y mantener vivo nuestro niño interior.

Ana María Fuentes Alcañiz

Psicóloga Clínica